Terapia Psicodinámica

C. G. Jung

La Terapia Psicodinámica es una orientación terapéutica que contiene las aportaciones de autores que, después de Sigmund Freud, comparten su formación en psicoanálisis. Partiendo de esta base , las contribuciones de personajes relevantes como Carl Jung, Alfred Adler, Melanie KleinDonald Winnicott o Ronald Fairbairn, por citar sólo algunos, han determinado un cuerpo teórico-práctico ampliamente reconocido hasta la actualidad. 

Consciente – Inconsciente

Es notorio que el principal objetivo de la terapia psicodinámica es llevar el inconsciente a la conciencia. El inconsciente se caracteriza por determinar nuestras actitudes, nuestros actos, así como pensamientos y creencia o nuestras formas de experimentar las emociones y sentimientos. Es todo un complejo interconectado, difícilmente accesible a nuestra conciencia, y estructurado en forma de defensas tales como, citando sólo algunas, la negación o las proyecciones.

Defensas

Como es lógico, las defensas se yerguen con un propósito bien claro: protegernos de las amenazas, del dolor o cualquier cosa que represente un posible sufrimiento. Por lo tanto es también lógico pensar que se resistan al cambio, pues, sin ellas estaríamos en peligro.

El inconsciente no tiene en cuenta que el tiempo pasa y que cada uno se fortalece, madura, aprende recursos y estrategia de supervivencia y que es, cada día, más capaz y autónomo. El miedo que sostiene a las defensas nos propone continuamente una imagen del Yo infantilizado, débil y necesitado y se estructura en una determinado tipo de carácter.

Una estructura de carácter se forma en unos estadios de nuestra vida en los que no somos conocedores de su construcción, es decir, en la infancia. También se pueden producir cambios en nuestra personalidad a causa de eventos impactantes que el cerebro no termina de procesar, es decir, los traumas. Si la infancia no fue lo «suficiente buena«, la percepción del miedo relacionada con esta etapa continúa en la edad adulta.

Los recuerdos y sentimientos dolorosos, los cuales determinan nuestra percepción e interpretación de la vida, tienen raíces profundas. No sólo no es fácil acceder a ellos, sino que hay que tener una especial delicadeza, actitud de respeto, aceptación incondicional y pericia para que las defensas no se hagan aún más fuertes, comprometiendo su resolución.

Como complemento a la Terapia Psicodinámica, suelo utilizar, básicamente, dos tipos de psicoterapia: el EMDR, para sanar los traumas y la Psicoterapia Sensoriomotriz (con su uso particular del Mindfulness), para abordar el origen de los conflictos internos derivados de la estructura de carácter o asociados a traumas.